Casi medio millón deben a familias afectadas por sismos en Minatitlán

Cerca de 450 mil pesos forma parte del presupuesto que no llegó a cinco familias que perdieron sus hogares en el terremoto del 7 de septiembre del 2017, siendo el compromiso de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), reconstruir las viviendas bajo los apoyos a fondo perdido.

Roberto González Casimiro es uno de los afectados que con el sismo de 8.2 grados reportado alrededor de las 23:49 horas, encontró demolida su morada, edificada en calle Constitución, casi esquina con Mérida de la colonia Playón Sur.

Recordó que, en su momento, el Gobierno Federal que encabezaba el todavía presidente Peña Nieto, otorgó los beneficios que fueron designados en tres depósitos de 90 mil pesos cada uno; en Minatitlán, los recorridos y valoración de autoridades arrojó un total de ocho casas destruidas en su totalidad y, alrededor de 15 lesionados, sin darse pérdidas humanas.

Fue así como en medio de la burocracia, Roberto González y otras personas, tuvieron acceso al programa de reparación de daños y por lo cual, alcanzó a recibir 180 mil pesos que invirtió en la construcción de su nuevo hogar.

Sin embargo, Sedatu, expidió una serie de planos en las que la especificación general fue hogares a nivel de tierra y no con bases de altura, conforme al área de inundación en la que se encuentran por los constantes desbordamientos de arroyos y del río Coatzacoalcos.

«El plano marcaba zapatas individuales y al ras de piso, aquí por la zona que es pantanosa, las casas que ya se hicieron se «enterraron» y ahorita están modificando nuevamente, injertando zapatas cuando ya terminaron las casas y eso no sirve prácticamente».

Contraste al caso de González, a tres familias les llegó por completo el recurso, aunque ahora sufren los daños en las estructuras por seguir al pie de la letra las indicaciones marcadas por Sedatu, al no darse las modificaciones necesarias en las bases de los hogares

En total quienes recibieron el apoyo en tiempo y forma, tuvieron un reembolso de 270 mil pesos, lo que comprobaron con facturas y notas de compra en materia de construcción.

«A las cinco familias nos llegaron 180 mil pesos nada más, básicamente fue solo la mitad», explicó Roberto, al citar que Sedatu se excusa en mencionar que los recursos fueron suspendidos bajo el argumento de incumplimiento en la obra, pese a las pruebas de avances, inversión y comprobante de gastos.

«Ellos se justifican al decir que la obra no se hizo como lo indicaron, porque nos vendieron un plano en el que la casa iba al ras de piso, pero aquí cuando se inunda el agua sube tres metros, entonces no tiene caso echar a perder un dinero, es una ayuda única y por eso quisimos hacer algo bien».

Según el entrevistado el último apoyo económico que les llegó, fue a mediados de 2021, pese a que intentó impugnar la decisión bajo el recurso de quejas, hasta hoy no tienen respuesta a los oficios y otros escritos enviados a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, incluso de manera colectiva.

Aunque el panorama no es alentador, Roberto y cinco familias más siguen intentando ser escuchados por autoridades, pues se preguntan, ¿a dónde quedó el dinero restante?, es decir, alrededor de 450 mil pesos destinados a la construcción de hogares.

#Diariodelistmo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Visit Us On TwitterVisit Us On Facebook